28 febrero 2014

¿Qué hacer cuándo te piden repetir exactamente lo mismo que había antes y la escalera, el ascensor, los patios, los desagües frustran incesantemente la posibilidad de cambiar la articulación de los espacios?. Esta es la pregunta a la que se enfrentó el interiorista Agustí Costa a la hora de reformar este ático, construido aproximadamente en 1975, cuando sus propietarios le pidieron exactamente el mismo programa funcional que existía en la vivienda original.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

El lugar donde debía proyectarse el nuevo piso era bastante precario, con paredes sencillas sin aislamiento y un exceso de compartimentación. Además, la caja de escalera, el ascensor y dos patios de ventilación, situados en medio de la vivienda, impedían conectar las dos partes.
A ello, se añadían al panorama existente una estructura de paredes de carga que impedía crear espacio abiertos e intercomunicados, y la habitual dependencia de los desagües que, en este caso, obligó a colocar el baño en la que hubiera sido la zona de conexión entre las dos zonas de la planta.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Los propietarios, un matrimonio mayor y su hija, deseaban que la vivienda continuase teniendo recibidor, cocina, sala-comedor, despensa, cuatro dormitorios (uno convertido en cuarto de plancha), dos baños y un espacio de lavadero con acceso desde la terraza.
Las ideas convencionales sobre el espacio doméstico de los clientes y todo lo demás exigieron hacer uso de la pedagogía y de la persuasión para “conseguir un resultado que lograra mejorar la calidad ambiental de los espacios sin confiarla sólo a los materiales”. El reto era: ¿Cómo primar la riqueza espacial sobre los objetos en esas condiciones?.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Una vez aceptado que sería imposible realizar cambios sustanciales en la distribución, se apostó por tirar todas las paredes -a excepción de las de carga- para introducir retoques con los nuevos tabiques que dimensionaban mejor las nuevas estancias y corregían defectos de circulación.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

La falta de aislamiento térmico se solucionó trasdosando con pladur y poliestireno todas las paredes sin cámara de aire de las fachadas y patios y, en el techo bajo cubierta, con fibra de vidrio. Toda la carpintería exterior se sustituyó por otra con vidrio aislante y, en el comedor y la sala de estar, se abrieron dos pequeñas aberturas cuadradas que aumentan el campo visual hacia el exterior, sin perjudicar, ni tan solo mínimamente, la estructura de la casa.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Para conseguir la mayor interrelación espacial y llevar la luz al centro de la vivienda, la acción principal consistió en ampliar el acceso a la cocina y construir volúmenes bajos tanto en el mueble que separa el comedor de la entrada como en el central que encierra el baño.
La madera clara, en el primer caso, y el tablero DM pintado de diferentes colores, en el segundo, hacen de ellos elementos visualmente ligeros. La terminación de cristal transparente que llega hasta el techo, en el baño, permite alargar la visión hasta el patio interior y enriquecer la planta con sensaciones de luz.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Los gustos más convencionales del cliente han influido en el mobiliario en madera de arce natural, el parquet de roble natural, la chimenea de plancha de acero oxidada y los colores del cubo del baño principal. Elecciones compatibles con el tratamiento blanco del resto de la vivienda y que compensan la pequeña pérdida de privacidad que han supuesto las soluciones adoptadas en el centro de la casa, más abiertas que en el resto de la vivienda.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

La cocina de diseño, a medida y con todo el equipamiento necesario, dispone de una agradable zona donde comer que mira al exterior. El pavimento de parquet de esta estancia crea una secuencia homogénea junto al salón y al comedor. Especial interés tiene el efecto causado sobre el acceso a la vivienda, el hecho de conservar el antiguo hueco de una puerta, ahora convertido en pantalla con un vidrio fijo que transmite la luz natural de las dos ventanas situadas en la despensa.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Los dos baños, revestidos con gresite de 2×2 cm, comparten características como la iluminación empotrada sin aro aparente, la ducha enrasada con el pavimento y el color del techo. La parte superior de las paredes del baño principal están rematadas por con vidrio transparente que amplía la visión hacia el exterior.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Toda la iluminación general es indirecta y está alojada en cavidades del falso techo, creadas para adaptarse a los planos y accidentes de la estructura del forjado. De forma puntual, algunas conocidas luminarias (Coderch, Barba Corsini…) ayudan en actividades como leer o comer. Casi toda la iluminación es dimerizable.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

El mobiliario ha sido diseñado expresamente para esta ocasión, consensuadamente con los usuarios, que han demostrado confianza e interés en el desarrollo de este proyecto y una voluntad de aprehensión de los criterios manejados durante su proceso. Para conseguirlo, el intercambio diseñador-cliente ha sido exhaustivo durante el proyecto.

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Proyecto: Ático en Berga.
Localización: Berga (Barcelona / España).
Año: 2013.
Diseño: Agustí Costa.
Superficie útil interior: 114 m2.
Superficie terraza: 106 m2.
Fotografías: Adrià Goula (www.adriagoula.com)

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Reforma de un ático en Berga - Agustí Costa

Via: www.interioresminimalistas.com

0 comentarios:

Publicar un comentario